Fundación Ana Bella

Red de Mujeres Supervivientes

Con motivo del 25 de Noviembre, Día de la Lucha contra la Violencia de Género, diversas asociaciones feministas de Castellón, integradas en la Xarxa pels Bons Tractes, hemos organizado, en colaboración con el SIO (Servei de Igualtat d’Oportunitats) del Ayuntamiento de Castellón, una serie de actividades durante todo el mes.

Nosotras estuvimos el pasado 6 de Noviembre en el Menador Espai Cultural con la Fundación Ana Bella, creada en el 2006 por Ana Bella Estévez, mujer superviviente. Su misión es co-crear una sociedad libre de violencia de género; su visión, liberar el potencial de las mujeres supervivientes como agentes de cambio social.

Ana fue maltratada durante 11 años por su marido. Después de su divorcio, centró toda su energía en demostrar que se puede salir en POSITVO de una situación de violencia.

¿Cómo lo hizo?

Dejando atrás la victimización. Hay que ser muy valiente y sobre todo fuerte, pero que muy fuerte, para soportar los insultos diarios, las palizas y vejaciones, o para dormir al lado de la persona que ha intentado matarte varias veces… por lo que decidió utilizar ese mismo valor y esa misma fortaleza para empezar una vida feliz. Todas ellas son un ejemplo de que se puede, en el momento en que cambiamos la imagen que tenemos de nosotras mismas. Había sobrevivido a un infierno, por lo que no era una víctima, sino una SUPERVIVIENTE. Y con este mensaje tan potente, decidió ir a la tele sonriendo y a cara descubierta a contar su historia. El resultado fueron 1000 llamadas. “La primera mujer que ayudó se quedó en su casa; ésta ayudó a otras mujeres y así es cómo nació la Fundación Ana Bella”. Es una Red de Mujeres Supervivientes voluntarias que actúan como Amigas de las mujeres maltratadas y han logrado que 25.000 rompan el silencio, se empoderen con un trabajo digno y vuelvan a ser felices.

Tras una breve introducción por parte de nuestra presidenta, Marisa Capellín, comenzaba a narrar su historia Graci Prada, miembro de la fundación.

Ha sido maltratada casi una veintena de años. Su tortura comenzó cuando tan solo tenía 16. Se describía a sí misma como una mujer alegre, sonriente y que disfrutaba cantándole a la vida. Pero pronto dejó de serlo. Sufrió todo tipo de maltrato por parte de su marido. Durante esos años de soledad, echó de menos a alguien que le preguntara simplemente ¿qué te pasa? ¿estás bien?.

Hacía hincapié en la necesidad de ser agentes de cambio. Si creemos que alguien puede estar pasando por algo similar, hay que romper el silencio. Tenemos que preguntarles, cogerles de la mano, mancharnos las nuestras ya de una vez y dejar de ser cómplices del silencio que hace que el machismo se perpetre de generación en generación.

Tras una reflexión sobre el papel del estado e instituciones, el de las familias y amigos, y de la importancia de la coeducacion, presentaba a su compañera y amiga, Modesta.

Modesta empezaba a hablar con la voz temblorosa. Había sufrido violencia desde los 4 años y había estado así, más de 40.

Madre de dos hijas, su pesadilla empieza en su propia casa, con sus padres, quienes abusaron de ella. Con tan solo 9 años, tuvo que vivir como intentaban matarla. Una parte de su juventud la paso en la calle, de aquí para allá. Trabajó de barrendera y limpiadora, y se sacó el graduado escolar.

Divorciada del primer marido maltratador y separada del segundo, también maltratador, su relato cada vez se endurecía más.

Era admirable la entereza con la que Modesta compartía su historia con nosotras. Una historia de violencia y sufrimiento extremos, donde a veces nos costaba hasta imaginar por las situaciones a las que se había enfrentado y llevaba cargadas a su espalda.

Ha sobrevivido 40 años de palizas, de insultos y de amenazas; ha sobrevivido a la calle, al frío y al aislamiento social; ha sobrevivido a toda la burocracia, y a un sistema que le ha puesto la zancadilla más de una vez; ha sobrevivido a un intento de suicidio… no se puede decir más.

Ana Bella me ha dado la vida

Le ayudaron con ropa, la mudanza y con sus hijas. Le acompañaron a los juicios para que nunca más estuviera sola. Gracias a la Fundación Ana Bella se ha formado como administrativa.

Tiene sueños: quiere estar en un hospital como celadora y ayudar a la gente. Se ha ido de mochilera por Italia cuando no había viajado nunca. Tiene una pareja que la quiere y respeta con la que suma y no resta. A pesar de estar todavía en medio de juicios, a Modesta le brillaban los ojos hablando de sus planes de futuro como mujer libre, dueña de su vida y feliz.

Me estoy dando respeto a mí misma, valorándome.


Os dejamos este vídeo donde mujeres supervivientes mandan mensajes de apoyo a todas las que están sufriendo violencia de género.

PA’ LANTE MUJER

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies